4 de abril de 2012

Resacón

A mí me pasa estos días como después de una fiesta que he organizado durante largo tiempo o esperado con ilusión: me da un bajón enorme. Es como una sensación de vacio ante la emoción de un evento en el tiempo.
Supongo que a todos nos pasó algo parecido con la entrada en el año 2.000. Tanta expectación y luego…. pues salió el sol por la mañana y el reloj hizo tic-tac y todo el cosmos seguía igual. Nada de colapso universal, apocalipsis o vete tú a saber.

Porqué estoy diciendo esto? Pues porque después de la huelga me siento un poquito así, desinflada. Debe ser el resacón de sentimientos de cabreo y demás (ver post anterior) sobre la situación actual de mi entorno.

Primero de todo agradecer la aportación de Raquel -me encanta su blog (http://entrehijoshilosyhojas.blogspot.com.es/) y prometo que en cuanto pueda me pongo con alguna labor manual-, es agradable ver como suben las estadísticas de visitas (tranquil@s Blogspot solo me informa de los países desde donde se me visita sin dar más info; vuestra intimidad está garantizada).  Y os animo a dejar algún comentario siempre que queráis.

En segundo lugar: ciertamente es pertinente hablar del entorno económico y social cuando se habla de maternidades.

A diferencia de Jane Austen (de rodillas, please) creo que las mujeres de hoy en día SI debemos hablar de nuestro entorno. Me he dado cuenta que desde que tengo a Mi Churrumbel (Mi Ch) soy más sensible a cosas que antes no parecían afectarme. Ejemplo: las películas/series que veo. Casi un año después de tener a Mi Ch comencé a ver una serie que se llama The Killing en que se narra la investigación policial de una adolescente muerta. Me di cuenta que empatizaba con los padres como nunca no lo había hecho antes y el sentimiento de alarma, de “eso me podría pasar a mi” crecía en mi alma y germinaba un sentimiento de angustia desconocido hasta ahora.

Siempre hay alguien que lo sabe decir mejor y más conciso.
(www.desmotivaciones.es)

La crisis me afecta personalmente, pero si solo estuviera yo no me preocuparía tanto como ahora que tengo alguien a mi cargo. Dado mi pesimismo sepiterno, nada bueno puedo esperar del futuro. Pero ahora imaginar mi futuro no me preocupa tanto como imaginar el futuro –más lejano y por tanto más incierto- de Mi Ch.

Así que, si Mi Ch cuando sea mayor no puede ir a la universidad porqué mi sueldo ya no da para eso o tiene que convertirse en emigrante (en un país que hasta hace uno o dos años era lugar de llegada de gente de todos los países) remueven mi conciencia y logran sublevarme como nunca antes.

Asco de ser mamá!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...