12 de diciembre de 2011

Sin puente pero ....

Acabamos de dar carpetazo a una semana rara, rara. El alternar un día de fiesta con uno de trabajo te deja un poco descolocada.

Así que, puesto que no he hecho ningún tipo de puente, me he premiado con unos pequeños "extras". Una buena cena con un buen vinito italiano - Carandelle 2010- que se me subió a la cabeza (lo bueno de no estar acostumbrada a beber es que con dos copitas ya estoy en las nubes). Ay! Que maravilla irse a la cama medio mareada, y el niño sin dar problemas en toda la noche.

Al día siguiente, festivo, me levanté con un poco de resaca pero no me importó mucho. Un poco de café y un par de horas en pijama y todo volvió a la normalidad.

Luego a trabajar un poquito. Con idea de que es lunes, pero es miércoles, pero no hay ni Dios en el trabajo y puedes ir organizando cosas y acabando tareas que siempre tienes pendientes porque el día a día -y más con jornada reducida- se te come y las has de postergar ad infinitum.

En el día de la Inmaculada aproveché para hacer una buena depilación (últimamente mis piernas parecen más propias de un gorila que de una persona). Mi Ch salia y entraba del lavabo y me tocaba divertido sin entender muy bien que hacía. Es lo bueno de los crios que no tienen grandes criterios estéticos. Eres mamá, les cuidas, les das besitos, les ayudas en la adversidad, los llevas a cuestas cuando no quieren andar.... te adoran con o sin pelos, con ropa fashion o en chandal.  Y me lo miro y pienso que es una suerte tener a alguien que te adora de manera tan incondicional. Por la noche acabé la botella de vino (solo una copita) y a dormir sintiendo la piel suavita y maravillosa.

Ah! Y que no falte en la noche del viernes una sesión intensiva de series: The good wife, The closer y uno de Once Upon a Time. Que perverso placer pasar las horas frente a la tele sabiendo que estas perdiendo horas de sueño y que al día siguiente serás una piltrafilla humana pero aún así aguantas hasta casi las .... 2 de la mañana!!! 

Al día siguiente nueva botella de vinito (un moscatel con aguja que nos ha sorprendido gratamente) para los postres de la cena, el niño en la cama y el partido del Madrid-Barça en la tele. El mayor espectáculo ver a los entrenadores. Que diversión!!!

Sin puente pero con mucho placer... cosa de equilibrar la horribilis semana que había precedido a esta.


Gracias Señor Forges por captar lo que todos los funcionarios soñamos hacer
y jamas hemos podido llevar a cabo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...