15 de noviembre de 2011

Día de lluvia

Antes: me encantaban los días de lluvia. Aprovechaba para salir a pasear, tomarme algo en un bar viendo la gente caminar bajo la lluvia.... Escuchar el agua caer desde la cama antes de que llegara la hora de levantarse era uno de mis pequeños placeres más preciados.

Ahora: si el hombre del tiempo anuncia chubascos pienso MIERDA! y como me las arreglo para pasar la tarde con Mi Churrumbel (Mi Ch)? No puedo ir al parque, la logística para salir de casa se complica de manera exponencial y las opciones de entretenimiento se reducen drásticamente.  Y no quiero decir nada sobre la sensación de desamparo que me invade si además dicen que la cosa va a durar 3 o 4 días. 

Nada de dar un paseo por el mercado y que la criaturita corra y se desfoge. El parque inundado. Solo quedan las opciones "indoor". Que a los 21 meses no son muchas. Lo tienes que pasar del espacio cerrado de tu casa al espacio cerrado de ... ayer fue la biblioteca pero Mi Ch no es tonto y buscaba horizontes más amplios que las cuatro paredes de la biblio de barrio.

Para añadir complicación al tema lleva unos días constipado (porque los niños que se quedan en casa también se resfrían, aviso) así que hoy a tocado quedarse en casa porque parecía un poco peor que ayer. Resultado: la casa patas arriba, el niño persiguiéndome y yo medio loca. Se me ha ocurrido que podíamos dibujar y cuando me he despistado unos segundos (lo siento soy humana y tenía sed) para ir a la cocina, vuelvo y cual es mi sorpresa al encontrar toda la pared rallada. Vale, se podrá borrar. Lo que no te dice la publicidad de en la caja es que se puede borrar pero que tardarás 100 veces más que lo que él "artista" tardó en hacerlo. Pero ver toda la pared del comedor rallada me ha hecho odiar (ni que solo sea un poco y por un instante) esa lluvia que hasta ahora había sido mi fenómeno meteorológico favorito.

 Afortunadamente algún día Mi Ch será todo un personajillo capaz de disfrutar de los charcos y la lluvia y entonces ambos podremos salir juntos a la calle y miraremos la gente que pasa delante de nosotros mientras nos tomamos un chocolate con churros (espero que por entonces aún quede alguna churrería a la que ir, que esa es otra) y entonces se me olvidaran las pintadas en la pared, la casa hecha un asco y las largas tardes encerrados entre cuatro paredes .

O eso espero......

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...